| Seleccione el Idioma

Mentoring, mentoring… ¡más mentoring, por favor!

Leading People » Competencias » Gestión del Talento » Innovación » Liderazgo » Mentoring » Mentoring, mentoring… ¡más mentoring, por favor!

jun

30

2014

Mentoring, mentoring… ¡más mentoring, por favor!

“Muchas personas han ido más allá de lo que pensaban que podían, porque alguien pensó que podían”
Esta cita de Bob Proctor expresa la esencia de lo que define el mentoring.
Soluciones Leading People

Soluciones Leading People

Los mentores han ejercido una influencia muy positiva en mi vida. A lo largo de mi trayectoria profesional he tenido el privilegio de estar cerca de personas que han creído en mí y quisieron verme crecer; personas que me enseñaron diferentes formas de comunicarme y de resolver problemas, que me infundieron confianza, y que supieron proporcionarme un espacio seguro para compartir y aprender. Su apoyo fue de gran valor, y aun hoy me sigo aplicando la receta.
Seguramente es por esto que ser mentora es una de las actividades que más gratificante me resulta, y el mentoring, una de las herramientas en las que más creo y confío para el desarrollo de las personas.
Necesitamos más mentoring
Si alguna vez hubo un momento propicio para  la puesta en marcha de programas de mentoring en las empresas, ese momento es ahora, en que los ajustes en los presupuestos están llevando a muchas de ellas a buscar con ahínco fórmulas que les permitan “hacer más con menos” –o con lo mismo.
En este contexto de recursos limitados y plazos muy ajustados, el mentoring empresarial se muestra como una alternativa bastante atractiva en términos de coste-beneficio, ya que permite abordar simultáneamente distintas necesidades en materia de gestión de personas, -y por tanto, de desarrollo del negocio:
        • facilita y acelera la integración de las personas en nuevas posiciones,
        • mejora la retención del talento,
        • ayuda a desarrollar líderes, y
        • favorece los procesos de relevo y sucesión
por enumerar solo algunas de sus posibles aplicaciones.
El mentoring no es nuevo, aunque en España todavía no es una práctica muy consolidada formalmente. Con todo, no son pocas las empresas que ya han apostado por incorporar programas de mentoring, interno o externo, como parte de sus prácticas corporativas.
La extensión del modelo de aprendizaje 70/20/10 (desarrollado por Morgan McCall, Robert W. Eichinger y Michael M. Lombardo en el Center for Creative Leadership) está favoreciendo esta tendencia, ya que el mentoring es uno de los principales recursos para el 20% (aprendizaje social, que se obtiene por feedback y modelos de referencia) y se integra fácilmente en el 70 % (aprendizaje que se adquiere por experiencias en el propio puesto de trabajo).
La vanguardia del mentoring.
Como una de las alternativas a los procesos de mentoring habituales, está emergiendo un formato de mentoring a corto plazo (generalmente de 3 a 6 meses), orientado a objetivos muy concretos y específicos. Mientras que una relación de mentoring al uso se lleva a cabo sobre una base de reuniones y encuentros regulares durante un largo periodo de tiempo, en este enfoque es necesario un profundo entendimiento de lo que se busca explorar exactamente por el mentorizado. Lo que se pierde en amplitud y variedad de temas, se gana en foco y tiempo.
Otra modalidad favorecida por las nuevas tecnologías es el e-mentoring, cada vez más popular y muy apreciado en organizaciones con mucha dispersión en sus equipos, o en situaciones en las que el mentor o el mentorizado tengan horarios muy ajustados. Esta opción favorece que los potenciales mentores se muestren más dispuestos a involucrarse, al percibir menos demanda de dedicación. Además, permite a las empresas contar con un mayor número de posibles mentores disponibles.
Y una tercera tendencia es el mentoring inverso, consistente en que los empleados más jóvenes formen a los veteranos, especialmente a directivos, en temas como las nuevas tecnologías, las redes sociales o las últimas tendencias laborales.
Distintos propósitos requerirán diferentes soluciones, y distintos mentees necesitarán diferentes mentores. Cualquiera que sea el formato que seleccionemos, el éxito de un programa de mentoring requiere un diseño cuidado que atienda a las circunstancias, propósitos, necesidades y características de los involucrados. Abordaremos todo esto en un próximo post.
Mientras tanto, si quieres saber más sobre cómo mejorar los programas de mentoring en tu organización, o si quieres saber cómo puedes poner uno en marcha, contacta con nosotros.
¡Estaremos encantados de conocerte!
Sé sociable y comparte!
    Escrito por: 


    Bio: 
    Socia Directora de Leading People. Consultora de Organización y Coach Ejecutivo. Especialista en liderazgo, modelos de competencias, gestión del cambio, y dearrollo profesional.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>